El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player


Hemos desarrollado, a través de los años, un ministerio serio y a largo alcance para las familias, con énfasis en el cuidado de matrimonios y hogares de los miembros de la iglesia. Pero, dando importancia también a la figura de la mujer. La degradación y desvalorización que Satanás ha hecho de la figura femenina es terrible y lamentable.

La familia ya no cumple algunos de sus papeles que habían sido básicos. Ya no se educa; se transfiere esta responsabilidad a otra personal o institución, donde el niño aprende no necesariamente lo que los padres creen mejor. La televisión también lo hace sin salir de casa. La socialización del individuo se hace por otros canales que no son la del padre y madre, estos omiten cada vez más esta tarea. También se produce otra tendencia que es la de las formas no legales de unión, principalmente en las nuevas generaciones de clase media educada, legitimada “en virtud de la necesidad o conveniencia de experimentar la relación de pareja antes de llegar al matrimonio”. Y la mujer, es puesta en un plano inferior.

Contrarrestando esta realidad, en nuestra iglesia ministramos a las mujeres, tanto como individuos, como madres y como esposas. Diferentes actividades se desarrollan durante todo el año enfocado a ellas (discipulado, conferencias, talleres, retiros, fiestas sociales, etc.).

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player